Nuestros Fantasmas

Ahí, en ese lugar donde ya no está nuestra sombra, en ese paso del tiempo que se almacena en parques, bancos y la luz de un faro, quizás ahí aún queda grabado en ese espacio intangible, las tardes, las noches donde aún teníamos de que hablar, y compartíamos también silencios.