Los niños jugando sobre el dragón.

Camino hacia la estación de San Fernando, observé la cabeza de un dragón rojo. Apenas se asomaba. Una tarde decidí acercarme para ver a que pertenecía, era una resbaladilla solitaria con forma de dragón. Aunque después camino a casa en el tren, imaginé algo un poco más fantasmagórico.