El comienzo y los ultimos días

Aun recuerdo como apareció esta imagen en mi cabeza, tenia en mis manos el craneo de un cordero, y veia las cosas desde otro punto de vista, la adolescendia quizá ya habia terminado. Y a pesar de ello aun era demasiado ingenuo.

Ocurren hechos así, la infancia muere en un parpadeo, se pierde la ingenuidad y quizá tambien la inocencia, y eso es como un duro golpe que rompe de manera abrupta  los cristales del alma.

Quizá por ese motivo nació esta obra, que lleva la amargura de un hombre debajo de las escaleras, un paisaje desolado fuera de casa le espera, y aquel niño que lleva dentro comienza a descubrir aquello que se ha perdido, como la visión de los ultimos días de esa infancia llena de pureza, ingenuidad, de esa magica imaginación que es opacada por los momentos en los que se tienen que olvidar los sueños.

Mictlantecutli se encuentra escondido como un ser olvidado que nos recuerda el camino hacía el Mictlan (Mundo de los muertos).

Mirando se queda un payasito que es el recuerdo de ese ser querido que no llego ni a caminar, recuerdo de todos esos bebés que mueren, y a los que se les trunca la vida, pero jamás pierden eso bello llamado inocencia y así llegan al cielo, en los brazos de Dios y de la mano de los ángeles, mientras que los que estamos aquí aun no merecemos el preciado regalo del descanso eterno.

Imagen

Anuncios

Un comentario en “El comienzo y los ultimos días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s